Bienvenido a vertic

Selecciona tu país para que podamos mostrarte los impuestos del mismo.
  • CA
  • EN
  • ES
error-pais-no-seleccionado

Vèrtic información

Información de las tiendas

Vèrtic Barcelona 93 511 66 76

Vèrtic Manresa 93 877 40 42

Vèrtic Sabadell 93 745 03 69

Horario de apertura Martes a Sábado de 10.00 a 13.30 y de 17.00 a 20.30. Lunes de 17.00 a 20.30

Login / Registro

Si has olvidado la contraseña pincha aquí

¿Tienes alguna duda? ¿No encuentras el producto que buscas? Escríbenos sin ningún compromiso y te contestaremos lo antes posible. En Vèrtic te acompañamos en tu compra.

04 Septiembre 2015

Surcando el río Yukon



El río Yukon, con más de 3600 km de longitud y que cruza el Yukon canadiense y parte en dos mitades Alaska hasta desembocar en el estrecho de Bering, es una de las arterias del llamado “Gran Norte”. La leyenda que rodea este río está viva desde los primeros exploradores hasta los buscadores de oro de la época donde nada era imposible.

Esta tierra donde el famoso escritor Jack London, (“La fiebre del oro” o “Grito Salvaje“, entre otros) vino a buscar fortuna y que acabó siendo la fuente de inspiración de sus novelas, es el lugar que hemos escogido para hacer nuestro descenso en canoa. El río Yukon nos llevará desde la pequeña ciudad de Whitehorse (Canadá) hasta el pequeño pueblo de Circle (Alaska) con una distancia de 1200km de la una a la otra. Nosotros uniremos estas dos poblaciones sólo con una canoa y nuestras fuerzas. Es importante que sepáis que este territorio está casi deshabitado y la vida salvaje está presente cada día y noche. Podréis ver ciervos, lince, alces, castores, lobos y, como no puede ser de otro modo, el rey de este territorio: el famoso oso grizzly y el oso negro. También podréis pescar unos salmones buenísimos, por cierto.

Dicho esto, es muy importante que estéis alerta respecto a los osos ya que son un animal muy común y carnívoro. Podríamos tener un buen susto si nos lo encontramos de cerca. Como prevención ante este animal es necesario llevar un cascabel y un spray anti osos. En caso de encontrarnos con uno muy de cerca, hay que saber distinguir si se trata de un grizzly o de un oso negro, ya que actuaremos de manera muy diferente según de cuál se trate. Sea como sea, el spray sirve para ambos.

Respecto a la canoa, es importante tener en cuenta que debe ser grande -de unos 5,5m aprox- para dos personas, ya que llevaremos todo el material necesario para pasar tres semanas viviendo en el río y donde sólo podremos hacer compras en dos pequeñas poblaciones (Karlmarx y Dawson City) que están separadas por unos 400km la una de la otra. Por tanto, si perdiéramos las provisiones de comida o material básico para acampar, tendríamos un gran problema. Es muy importante llevar bolsas estancas o un bidón hermético, un bidón con agua potable, tres remos (siempre es bueno llevar uno de repuesto) y la chaqueta salvavidas. Durante el mes de julio y buena parte de agosto los días son muy largos teniendo aproximadamente entre 20 y 22 horas de luz. Esto nos permite hacer con tranquilidad los 70km diarios de media que haremos para poder recorrer el río y descansar algún día para recuperar fuerzas y disfrutar del entorno.

A medida que recorremos el río Yukon cada día que pasa estamos más lejos de la civilización y más en contacto con la naturaleza más salvaje. Grandes horizontes, bosques infinitos, ríos y arroyos que desembocan en el río. Silencio absoluto durante las noches, clima totalmente cambiante, pasando de hacer mucho calor a aparecer el viento y la lluvia en unas pocas horas.

El río se hace con mucha calma, pero tiene un punto muy peligroso en caso de viento: el lago Laberge. Lo encontramos justo un día después de salir de Whitehorse y hace más de 50km de largo y 20km de ancho. Un día con fuerte viento puede levantar grandes olas que podrían inundar o hacer volcar la canoa, del mismo modo que a mí me pasó donde afortunadamente las consecuencias sólo fueron todo el equipo mojado y la pérdida de los aparatos electrónicos. Por lo tanto, mucha atención en este punto del recorrido, no hay que menospreciarlo.

Durante todo el recorrido podréis acampar donde queráis y hacer fuego cada día. Los primeros días se pueden encontrar campamentos con una mesa y parrillas para cocinar así como pueblos abandonados donde parece que el tiempo se detenga, así como algunos vestigios de la época de la fiebre del oro. Esto nos dará una nueva dimensión histórica, ya que también encontraremos antiguos barcos destruidos por las fuertes corrientes del río Yukon. Aunque los grandes bosques son los dueños y señores de todo el territorio, el río Yukon toma fuerza día a día ya que numerosos afluentes y pequeños arroyos le dan aún más fuerza y ​​anchura. El afluente más importante es el río White River, que cambiará el color de las aguas del Yukon hasta su desembocadura en el mar de Bering.

Tres semanas surcando el río Yukon es mucho tiempo y lo cierto es que no sé por dónde empezar ya que las anécdotas son muchas, así que intentaré explicar las que más recuerdo. Pasar en silencio cerca de una pequeña isla dentro del río y ver en medio del bosque como un lince nos observa tranquilamente mientras intentas encontrar la cámara y, como es natural no la encuentras, por lo que el recuerdo del lince queda para uno mismo. En un lugar ya muy remoto del río, pasar por delante de un fish camp, parar a preguntar qué hacen y terminar cenando carne de oso en casa de un pescador solitario y dormir en su casa de invitados, que es una cabaña de madera preciosa. Tomarse un ron en la pequeña ciudad de Dawson City, donde es costumbre poner el dedo del pie de una persona que se congeló y se lo cortó el mismo bar y de un solo trago beberlo tocando el dedo con tu boca. Encontrar una cabaña en el bosque con la puerta abierta y con un papel que dice “Esta casa es privada, si la usas déjala igual o mejor, gracias”. Hay miles de anécdotas más que contar, pero el recuerdo que me queda es la experiencia con las personas de este territorio. Siempre puedes contar con ellas, son amables, simpáticas y respetuosas. Son un diez, excelentes personas.

Respecto las cuestiones técnicas, es importante hacer un poco de investigación en la red y comprar la guía de la sección del río Yukon que queremos hacer, llevar buen material es importantísimo y comprar un hacha para hacer madera ya que hacer fuego será necesario. Ropa de montaña, incluso el Gore-tex, ya que llueve un 30% del tiempo, buscar un sistema de comunicación tipo Spot o móvil GPS, ya que puede ser importante en caso de algún problema grave. Como es normal, un pequeño botiquín con lo más esencial y, sobre todo, si no tiene experiencia en este tipo de actividad, busque personas que estén interesadas en hacer el mismo recorrido. Siempre podrá encontrar a alguien que sale desde Whitehorse e ir juntos, como mínimo, los primeros días.

Bueno, eso es todo. Para mí este viaje en el río Yukon es y será una grandísima experiencia. Espero que un día los que deseéis hacer una gran travesía como ésta podáis cruzar este territorio tan salvaje, inmenso, y donde los días de verano son interminables. Una vez más, quisiera subrayar que sin la amabilidad de los habitantes deAlaska y Canadá este viaje no habría sido ni tan intenso ni enriquecedor.
  • Lorpen
  • Suunto
  • Millet
  • Montura
  • CAMP
  • Edelrid
  • Black Diamond
  • Salewa
  • Salomon
  • Arcteryx
  • ASICS
  • Trangoworld
  • haglofs
  • Dynafit
  • La Sportiva
  • The North Face